martes, 23 de octubre de 2012

Aishh, recuerdos, recuerdos.

Veamos, la primera vez que me puse alguna prenda de niña fue en jardín de infantes, pasó que no encontraba mis calzoncillos así que mamá me dejó ponerme un calzonario de mi hermana, era de color amarillo, recuerdo que me hacía extrañamente feliz usar esa ropa interior, yo tendría cinco o seis años.

La segunda fue en un juego con mis hermanas, no recuerdo bien como fue el asunto pero el caso es que mi primo y yo terminamos usando vestidos, lo que mas me queda de ese momento fue que logre ponerme un vestido que me gustaba. Era un traje típico de la provincia de Esmeraldas que mi hermana tuvo que usar para una obra de la escuela, le había puesto el ojo hacia meses pero no me había atrevido a ponérmelo, una sola pieza con muchas flores y cuando dabas un giro se veía precioso, era como esos vestidos de princesas, tendría siete años.

La tercera fue un treinta y uno de diciembre aprovechando la tradición de "la viuda", para el que no lo sepa cada fin de año se celebra la fiesta del año viejo, la cual consiste en hacer un monigote al que llamamos EL AÑO VIEJO que se quemará justo a media noche, este monigote tiene una esposa que le llora por que pronto será viuda, normalmente esta viuda es interpretada por un hombre que llora exageradamente y va pidiendo limosna para poder enterar al viejo, el atuendo es vestido negro y una mascara o antifaz. Bueno pues, con mi primo decidimos salir a pedir limosna por el barrio y mirar los diferentes años viejos que se exhibían en los portones de las casas, pero resulto que no encontramos ropa negra, así que nos pusimos lo que una de mis hermanas nos presto, yo me quedé con una blusa azul y una falda a rayas blancas y celestes, no encontramos mascaras tampoco así que salimos solo con las ropas. ¿Cómo es que no guardo una foto de aquella noche?
Eso fue a los ocho.

La cuarta fue unos cuantos meses después de año viejo, no hubo una escusa ni nada, solo vi el traje de baño del colegio de mi hermana que estaba entre la ropa sucia, cerré la puerta del baño me desvestí rápidamente y me puse ese traje, dure como unos treinta segundos y con la misma velocidad me volví a poner mi ropa, tenía ya los nueve años cumplidos, y a partir de ahí siempre buscaba el momento para poder ponerme esas ropas que me parecían tan bonitas y mas cómodas que las mías.

Fue a los doce o trece años cuando por fin me vestí totalmente de chica, minifalda, una blusa, ropa interior, sostén, medias naylon y tacones, incluyendo el maquillaje, sabía que mi familia no volvería hasta la noche así que me tomé mi tiempo para vestirme. También fue cuando comenzaron mis problemas, por que primera vez sentí "cosas extrañas" hasta ese día había sido como una especie de juego, ahora me daba cuenta de que había algo mas y que definitivamente no era como los demás chicos.

6 comentarios:

  1. ¿Tacones? Con 13 años me disfracé de azafata y me puse los tacones de mi madre. Sólo recuerdo un terrible dolor de pies. Desde entonces, a lo máximo que he llegado ha sido a plataformas ^^ Y bueno, siempre he pensado que los travestidos entendían de feminidad mucho más que las propias mujeres. A mí, a veces, me gusta llevar ropa de hombre, me hace sentir poderosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran los tacones de mis hermanas adolescentes, no eran de mas de unos cinco centímetros, y no salí de la casa, no creo que pudiera aguantar una tarde entera con tacos altos aunque me gustaría probar, especialmente esos que dejan ver los dedos de los pies siempre me han parecido muy sexys.
      Entender la feminidad, creo que mas bien idealizamos lo que es ser mujer y tratamos de acercarnos a ese ideal, aunque también puede ser que al haber nacido chicos sabemos lo que un hombre espera de una mujer.
      Seguro que con ropas de hombre te ves igual de guapa, lo que yo sentía al ponerme un vestido era libertad.

      Eliminar
  2. sabes mis padres nunca estaban NUNCA y como mi madre le regalaban mucha ropa en donde trabajaba entre ellas habia mucha ropa de niña de 5 a 19 años cuando joven siempre me ponia esa ropa y como era muy pequeño y blanco no me quedaba tan mal la ropa incluso tenia una peluca que habian usado para halowen jaja de acordarme las palisas que me gane en la escuela cuando un niño me reconocio jajaja no me dejaron empas hasta preparatoria xD!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos tuviste mucha ropa a tu disposición y el tiempo para poder disfrutarla.

      Discúlpame por haber tardado tanto en responder, pero ya voy a retomar el blog.

      Eliminar
  3. Me gusta ponerme chatitas doradas y sentirme una nena ¡¡

    ResponderEliminar