sábado, 1 de septiembre de 2012

¿De Shoping?

Día de pago ¡Yuhuuuu!
El problema es que cuando tengo el dinero en la mano se me suelen entrar ideas, es mas de vez en cuando me dan ganas de poner en práctica esas ideas, hoy ha sido uno de esos días.

¿Y cuales son esas ideas? pues la de comprar ropa, maquillaje, zapatos de chica, tomando en cuenta que este mes tuve un pequeño extra me pareció el momento indicado.

Así que armándome de valor, decido ir al centro comercial, lo que tengo pensado es llegar y decir que quiero comprar ropa para regalársela a una hermana que es un tanto gruesa, lo voy practicando por el camino para sonar convincente, llego y voy directo a un almacén, respiro hondo y todo mi valor se pierde a un paso de entrar, me quedo de pie tratando de decidirme a entrar pero no lo logro.

Pienso que a lo mejor tenga mas suerte con el maquillaje, lo que voy a decir que es para una chica pequeña que esta comenzando a pintarse, de nuevo quiero entrar y mis pies no se mueven, decido seguir con lo otro y me doy cuenta que para comprar los zapatos sí tendría que probármelos y para eso no tendría escusa.

Me resigno y voy a dar una vuelta a mirar los escaparates y a ver si de casualidad encuentro el valor para comprar algo. Termino frente a una sex shop y me quedo viendo los... bueno ya saben, no pensé que hubiera de tantos tipos y  tamaños, levanto la cabeza y me doy cuenta que la dependienta, una mujer madura de unos sesenta años, me esta echando una miradita suspicaz, así que doy media vuelta y a huir.

Salgo del centro y me voy repitiendo que soy una idiota por no haberlo intentado y no haberlo logrado, luego pienso que a lo mejor pueda conseguir maquillaje aún pues de camino hay un supermercado, ahí solo tendría que tomar algo de la percha, ir a la caja pagar y salir, sin conversaciones ni explicaciones engorrosas. Mi sorpresa es que ahí las cosas están muchísimo mas caras de lo que pensé, en el centro comercial mire una caja de maquillaje algo mas pequeña que una caja de zapatos, por el precio que ponían por esa caja aquí solo podía comprar un rímel, pero aún así me pongo a buscar algo accesible, en eso un chico que trabaja acomodando las cosas me queda viendo raro, finjo que estoy buscando uno de esos cepillos para los callos de los pies, parece que no lo convenzo así que cojo unas afeitadoras y salgo de ahí.

Me rindo finalmente y decido ir a verme con un amigo con el que quedamos de vernos a las tres de la tarde pero no pareció, y así terminó mi día de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario