miércoles, 19 de septiembre de 2012

Alex y Saúl 14


El día había llegado, era sábado por la mañana y Alex y Saúl tendrían su cita.

Verónica y Alex saldrían temprano, según los cálculos de Verónica preparar a Alex le tomaría como una hora y media, Alex insistía en que podía hacerlo solo pero no lograba convencer a su hermana mayor, ella sospechaba que si dejaba sola a Alex podía arrepentirse y no presentarse a la cita, no iba a permitir eso.

-¿Ya estas listo? – preguntó Verónica mientras golpeaba a la puerta del cuarto de Alex.

-Sí, ya voy –respondió Alex al rato que iba abriendo la puerta.

-¿Te pusiste lo que te dije?

-Sí –Verónica le había “sugerido” que se pusiera la ropa interior que le había comprado la semana pasada – Pero ¿es necesario que me lo ponga desde ya? Se siente muy incómodo.
-Por eso mismo, para que te vayas acostumbrando.

Alex estaba usando el calentador del colegio y le daba la impresión de que este era muy delgado y dejaba entre ver la inconfundible forma de la ropa interior femenina, se resigno a salir así, afortunadamente la chompa del calentador le quedaba algo grande por lo que se la puso y la cerró hasta el cuello, rogaba que con esto puesto nadie notaria lo que usaba.

-Esta haciendo calor, sería mejor que quitaras la chompa.

-No, así estoy bien.

-Bueno, al fin y al cabo después te vas a cambiar de ropa – Verónica revisaba la maleta en que llevaba todo lo que usaría Alex en la cita, estaba catalogándolo todo para verificar que no faltaba nada- creo que estamos listas, vámonos.

Bajaban por las escaleras, Verónica hablando de lo que harían apenas llegaran al Centro Comercial, Alex escuchando y asintiendo.

-Ya volvemos, la bendición mamá – gritó Verónica mientras cruzaban la sala.

-Dios les bendiga mijos, vendrán pronto – Se le oyó desde la cocina a su mamá desde la cocina.

-Ya se van las señoritas de compras –dijo Andrés, el hermano mayor, que miraba la tele recostado en el sofá.

-No jodas, huevón –replicó Alex.

-¡Chá! ¡Pero si! Ya les he dicho que no se traten así –Dijo mamá mientras alzaba la voz- sigan así ya van a ver como les va.

-Cara de niña –Le dijo Andrés a Alex en un tono muy bajo
.
-Carehuevo – Le respondió Alex en el mismo tono mientras era jalado hacia la puerta por Verónica.

Salieron y Andrés siguió mirando la tele, había molestado a su hermano desde hace años y hoy había sido como tantas otras, pero por algún motivo esta vez le pareció raro, algo era diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario