sábado, 28 de abril de 2012

Alex y Saúl (10)

-Es rosado – Durante toda la semana, Alex, había tenido que aguantar los regaños de Verónica, "enderézate" "no camines como pato" "cierra las piernas", eso sumado a las lecciones de maquillaje y ahora esto- ¿No tienes otro?

-Este vestido te va a quedar bien y es solo mientras te conseguimos algo mejor – Era sábado y dentro de una semana Alex tendría su cita con Saúl, era necesario comprarle ropa para que estrenara ese día – Solo póntelo.

-Ya, bueno ¿y dónde me cambio? – Estaban en una calle cerca del centro histórico, un poco mas allá se encontraban varios almacenes de ropa pero entre esta calle y los almacenes no había ni un baño público ni nada parecido donde pudiera cambiarse.

-Pues aquí, mira te quitas la camiseta, te pones el vestido y luego te quitas los pantalones –Era un vestido de una sola pieza sostenido por dos tiras, tenía unas rayas horizontales de un rosado un poco más oscuro- Apúrate que ahorita no hay nadie.

-Ya que – No de muy buena gana Alex lo hizo, en estos días había aprendido que si el tenía mal carácter el de su hermana podía ser peor.

Verónica guardo la ropa de su hermano en la mochila en la que había traído el vestido y de la cual sacó unas sandalias para completar el atuendo de Alex. Le peino con todo el cabello hacia abajo para hacerle una especie de cerquillo y con unos invisibles colocados estratégicamente pudo darle un peinado bastante femenino a pesar del poco cabello que Alex tenía. Para terminar un poco de brillo labial y un poco de sombras en los ojos, se veía precioso.

El condenado vestido solo le llegaba hasta las rodillas, estaba soplando un viento frío bastante molesto, había pensado que no se pondría un vestido hasta la mentada cita, pero ahora tendría que pasar todo el día usando esta ropa para hacer compras con su hermana, ¿compras?, fue en ese momento en el que se dio cuenta.

-Ñaña ¿con que plata vamos a hacer compras?

-Ah, estaba reuniendo para comprar un celu nuevo, pero esto es más importante.

-Yo te lo pagaré, todo lo que gastes hoy te lo pagaré algún día.

-Sí, algún día te lo cobrare. Pero enderézate que así parece que tuvieras joroba.

Alex iba a contradecir a su hermana pero cerro la boca y obedeció, después de todo Verónica se estaba tomando muchas molestias para ayudarle, así que se enderezó y trató de caminar como le había enseñado, ¿tenía que caminar todo el día así?, que fastidio.

martes, 24 de abril de 2012

pag 06


 Esta página no me gusto mucho, creo que no se entiende bien.
Si necesitan que aclare algo me lo preguntan.

domingo, 22 de abril de 2012

Alex y Saúl (9)

Saúl seguía a Alex, luchaba con el impulso de abrazarlo y besarlo ahí mismo, pero si intentaba acercar su mano al hombro de Alex este le miraba mal. Se dirigían a una pequeña caseta ubicada en el patio de atrás del colegió, antes había sido alguna especie de bodega pero ahora estaba abandonado, no era precisamente un sitio romántico pero por lo menos nadie solía ir por ahí.

Apenas entraron y serraron la puerta pudo darle un beso a Alex y el respondió de la misma manera, dejándose envolver por los brazos de Saúl y pasando sus manos por debajo de su camisa.

-¿De que hablabas con Gloria?

-¿Celoso?

-Claro que no ¿pero de que hablaban?

-Le iba a pedir que fuera nuestra cómplice.

-¿Cómo?

-Sí, mira, creo que en el algún momento podríamos necesitar de alguien que nos cubra para poder salir juntos o algo por el estilo, ella siempre ha sido buena amiga y se que podemos confiar en ella.

-Ella ¿sabe de nosotros?

-No, se lo iba a contar cuando tú llegaste.

-Creo que es mejor que no le digas nada.

-OK

Permanecieron  un buen tiempo mas intercambiando besos y caricias, pero sabían que pronto sonaría la campana dando por terminado el recreo, por lo que se arreglaron y salieron de la caseta para dirigirse al aula teniendo cuidado de que no los vieran salir.

Saúl pensaba insistirle un poco con lo de la cita, pero no tuvo que, por que en el momento en que iba a abrir la boca Alex se le adelanto.

-¿Cuándo crees que podríamos salir?

-¿Te vas a poner el vestido?

-Sí.

-¿Y por que el cambio?

-No preguntes ¿Cuándo crees que sería?

-¿Te parece bien el sábado de la próxima semana? Mis papás no van a estar, se van a ir a Ipiales en Colombia para traer mercadería, volverán el domingo de noche.

El sábado de la próxima semana, eso le daba diez días para prepararse.

-Me parece bien.

viernes, 20 de abril de 2012

Alex y Saúl (8)

Era la hora del recreo.

Gloria estaba en el cielo, tanto que no escuchaba la conversación de sus amigas, físicamente estaba con ellas pero su mente estaba con su querido Saúl.

El se le había acercado el otro día y le había pedido consejo para declarársele "a alguien" era tan tierno como no se atrevía a pedírselo directamente, ella no se iba a negar, después de todo se conocían desde que comenzaron en el colegio hace ya casi dos años y habían sido amigos desde entonces. Y no fue la única vez que se le acercó para pedirle consejo y apenas ayer le había dicho que se lo pediría formalmente que salieran juntos a esa "persona especial" así que era cuestión de tiempo para que fueran oficialmente novios. Gloria y Saúl, sonaba bonito.

Sintió que María le daba un codazo.

-Gloria, mira quien viene por ahí –Señaló disimuladamente a Saúl que se dirigía directo a Gloria.

Saúl oía las risitas de las chicas mientras se acercaba, tenía que decirle algo importante a Gloria y esperaba que aceptara. Las chicas se fueron, dejando sola a Gloria para que pudiera hablar tranquilamente con su pretendiente.

-Hola Saúl –Este era el momento, Gloria lo presentía.

-Hola Gloria –Explicarle no iba a ser fácil, pero sabía que aceptaría.

-¿Ya te decidiste a declararte a esa "persona especial"?

-Sí, de eso quería hablar contigo, veras yo…

-¡Saúl! –Era Alex quien lo llamaba.

-Perdón, me tengo que ir  ¿te parece si hablamos luego?

-Sí, claro, nos vemos a la salida - Gloria maldecía al enano ese, ¿Por qué tenía que aparecer justo ahora que Saúl estaba por declarársele? Vio como se alejaban juntos, si no fuera por que Alex era un chico sentiría celos.

miércoles, 18 de abril de 2012

Alex y Saúl (7)

Alex se miró en el espejo, Verónica se había esforzado por no poner colores muy fuertes, todo el maquillaje era muy sutil y sin embargo se podía apreciar un gran cambio en su rostro.

-Lo siento ñaño, pero si tienes cara de niña –Oyó un resignado suspiro salir de Alex. Había sido divertido maquillar a su hermano, pero ya se había acabado y ella pensaba seguir con sus cosas, de no ser por que noto una marca en el cuello de el.

-¿Qué es eso en tu cuello? –Ella lo toco ahí donde estaba esa manchita.

-¿Qué cosa? –Alex busco en el espejo lo que su hermana estaba señalando, una pequeña marca rojiza, la culpable, probablemente, era la ligera y cariñosa mordida de Saúl –Seguro que fue cuando el Andrés me ahorco cuando llegué –Trato de justificarse, Andrés ya antes le había hecho moretones.

-Mmmmhhh –Verónica tuvo una sospecha, pensaba en como preguntárselo a Alex sin que se molestara, el solía reaccionar mal cuando se metían con el, había oído rumores de que le había roto la nariz a uno por que lo había empujado sin querer, pero no iba a pegarle a su hermana ¿verdad? Alex se estaba limpiando la cara con una toallita húmeda –Oye… ñañito… estas… ¿Estas saliendo del closet?

-Sí, pero por favor no se lo digas a nadie, todavía no –Alex pensó que su hermana saldría corriendo a decírselo a sus padres, su relación con ella siempre había sido como una constante pelea ¿Por qué había dicho que sí?

Verónica lo abrazó efusivamente, no era precisamente una hermana, pero creía que se le parecía mucho. No le dejó salir de la habitación tenía mucho que preguntarle, cosas como: cuando se había dado cuenta, que clase de chicos le gustaban, si ya tenía novio y si ya lo habían hecho. Era lógico que su novio fuera Saúl, los dos siempre estaban juntos, y hacían una linda pareja.

A Alex le pareció raro tanto afecto de pronto, pero trato de contestar a las preguntas lo mejor que pudo, ella estaba feliz de oír lo que tenía que decir, hasta que llegó a la parte en la que Saúl le pidió que se pusiera un vestido para que salieran al centro comercial.

-Tu, hermanito vas a ir a esa cita.

-¿Qué? –Miro en los ojos de hermana un brillo extraño y en su boca una sonrisa difícil de  catalogar. Sintió un escalofrío cruzar su espalda.

-Yo me encargo de que ese día luzcas como toda una señorita.

pag 05


 Parece que ya le voy cogiendo maña a esto del photoshop, el manga studio también esta poniendo de du parte.

Y Paulina todavía no esta bien, su mamá trata de aceptar la situación, y Lizbeth sigue tratando de apoyar a su familia.

lunes, 16 de abril de 2012

Alex y Saúl (6)


Saúl preparaba la comida para sus padres, era una de las tareas que le habían impuesto si quería recibir una mesada, pero a diferencia de otras cosas como lavar las ventanas  o quitar las hiervas disfrutaba cocinar, aunque propiamente no era cocinar, su padre dejaba preparando todo en la mañana y Saúl solo tenía que poner las cosas en la olla y vigilar que no se quemara, pero además solía probar diferentes especias y algunas veces hacia platos diferentes a los que se suponía tenía que hacer.

Oyó que las puertas del parqueadero se abrían y fue a la entrada a esperar que sus padres entraran.

-La bendición mamá, la bendición papá.

-Hola mijo –Respondieron casi al unísono.

-¿Ya esta la comida? –Preguntó su papá.

-Ya mismo –Respondió Saúl

-¿Pasó alguna cosa? –Dijo mamá, era una pregunta estándar a la que Saúl siempre respondía con un “todo bien” pero esta vez no.

-Pues sí, tengo a alguien especial y le pedí que fuera mi pareja –Su madre esbozaba una sonrisa y su padre parecía un tanto extrañado.

-¿Y ya tendrás edad para estar pensando en novias? –Su papá le decía con un tono medio en broma, medio en serio

-Ay, mijo ya tiene novia –Dijo emocionada mientras una lagrimita empezaba a rodar por su mejilla- Cuando nos la presentas –Comenzó a pellizcarle las mejilla.

-Ustedes ya le conocen y no es…

-¿Ya le conocemos? ¿Quién es? ¿Una de tus compañeras del colegio, una vecina? Ojalá sea Daniela la hija de  la Inés, ella es tan linda –Mamá estaba en una nube de la que nadie podía bajarle.

-No, no es Daniela.

-Entonces ¿quien es mi yerna?  -Preguntó papá que también sentía curiosidad.

-Es un chico.

-¿Un qué? –Su madre abrió los ojos y quedó un poco pálida, su padre no dijo nada.

-El me gustó, y le pedí que fuéramos novios y dijo que sí.

-Ah… bueno, supongo que eso esta bien… creo –La voz de mamá titubeaba, se hizo un silencio un tanto incómodo por algo mas de un minuto.

-Hijo, no estarás experimentando, tal vez es solo curiosidad –Dijo su papá finalmente.

-No, yo de verdad le quiero.

-Estas seguro –Acotó mamá.

-Sí, estoy seguro.

-Bueno… no podemos hacer nada mas –Trataba sonreír pero lo que tenía era una mueca extraña.

-¿Eres el “hombre” de esta relación? –A Saúl le pareció extraña la pregunta de su padre por que tanto el como Alex eran hombres, pensó que lo mejor era decir que sí –Bien, entonces no tengo problemas.

-Es Alex ¿verdad?

-Sí, mamá es Alex ¿Qué te parece?

-Es lindo, casi parece una chica.

domingo, 15 de abril de 2012

Alex y Saúl (5)


Hoy no se habían conectado ni Estefany ni Valeria, en el chat solo estaban Verónica y Cristina.

Cristina 04/1997 dijo:
Ja, ja, ja, ja XD 

Verónica dijo:
No fue gracioso, casi me quedo sin celu

Cristina 94/1997 dijo:
Ups, perdón

Verónica dijo:
Es que mis tres hermanos son unos tontos

Verónica dijo:
A veces me gustaría tener una hermana 

Cristina 04/1997 dijo:
Pero nos tienes a nosotras y a tus amigas

Verónica dijo:
Sí, pero no es lo mismo, siempre que salimos al cine tiene que ser a la película que ellos elijan, se apoderan de la tele, entre ellos se entienden y yo no tengo con quien hablar

Verónica dijo:
Si por lo menos fuéramos dos hombres y dos mujeres

Cristina 04/1997 dijo:
Ni modo amiga, tendrás que seguir aguantando a los tontos

Cristina 04/1997 dijo:
No ha de ser tan malo tener tres hermanos que te defiendan

Cristina 04/1997 dijo: 
¿Estas ahí?

Cristina 04/1997 dijo:
Oye

Cristina 04/1997 dijo:
Oyeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Cristina 04/1997 te ha enviado un zumbido ((.))

Verónica dijo:
Espérame  un ratito 

Cristina 04/1997 dijo:
Okis 


-¿Qué es lo que quieres, Alex? – dijo Verónica mientras se quitaba sus audífonos, aún estaba enojada con el y sus otros dos hermanos por el incidente en el que su celular casi fue aplastado.

-Crees… crees… ¿crees que tengo cara de niña?

-¿Cómo?

-Es que últimamente todos me lo dicen, y me lo comienzo a creer –A Verónica le pareció lindo de cierta forma que su hermano se preocupara por no parecer tan masculino, pero ella todavía no le perdonaba.

-Bueno, tal vez un poco… y si te maquillo para comprobar.

-Claro que no –Dijo Alex y siguió su camino, y con eso Verónica se había desecho de su hermano.

Estaba a punto de volverse a poner los audífonos y volver al chat cuando oyó que la puerta de su cuarto se cerraba, volteó y miro a Alex poniendo el seguro.

-Bien, hazlo, pero no se lo puedes decir a nadie.

-¿Qué cosa?

-Lo del maquillaje, pero no se lo cuentas a nadie y menos a Andrés.

-Ah, claro  –Ella solo lo había dicho como broma para librarse de él.

Verónica  dijo:
Me tengo que ir, paso algo, luego te cuento.

Cristina 04/1997 dijo:
Okis, nos vemos mañana.

sábado, 14 de abril de 2012

Alex y Saúl (4)

-Así que lo que se te ocurrió para poder salir juntos fue que me pusiera un vestido.

-Bueno, sí- Respondió Saúl- pero no fue lo primero en lo que pensé, antes busqué un sitio donde no nos juzgaran y pudiéramos pasar tranquilos. Lo que encontré fue un grupo de apoyo para el adolecente gay, pero no creo que quieras pasar el fin de semana escuchando charlas de aceptación y motivación. También me enteré de unas discotecas de ambiente, pero no dejan entrar a menores de edad, aparte que a ti no te gusta bailar.

Alex se quedó callado, a Saúl le pareció que estaba meditando sobre este asunto, era tiempo de presionar un poco más.

-Y el otro día estaba viendo en la tele una película en la que un detective se hacia pasar por mujer para resolver un caso, el no parecía una mujer y la película era pésima, pero me dejó pensando, ese no parecía para nada una mujer pero tu…

-Pues sabes que ya puedes irte olvidando de eso, por que yo no me pienso poner un vestido nunca -Había algo en su tono de voz que no parecía tan convencido como antes, definitivamente era tiempo de presionar. Comenzó a rodear a Alex con sus brazos, le dio un pequeño beso en la mejilla.

-Lo del vestido solo sería para poder pasear juntos, para tener un día como cualquier pareja de enamorados, yo no te trataría como a una chica, seguirías siendo mi novio –Su boca buscó el cuello de Alex dándole un ligero mordisco -¿Vamos, que dices?

-Yo, yo…-La alarma de su celular sonó recordándole la hora, se separó de Saúl y sacó el aparato del bolsillo de su pantalón para confirmarlo, 5:30 P.M. - Tengo que irme ya.

-Pero, pero…

-Mira, me gustaría salir contigo, pero no creo que funcione, nos vemos mañana –Se puso de puntillas para darle un beso de despedida en la mejilla, agarro su mochila y salió del cuarto.

-Solo piénsalo –Es lo único que alcanzó a decir Saúl.


Caminando por la calle, Alex intentaba olvidar el asunto, pero no podía. Era cierto que del grupo de amigos, el era el único que no se había desarrollado, a partir de los doce sus amigos comenzaron a cambiar a volverse mas varoniles y el apenas había crecido, pero no por eso podían decir que parecía una chica.

Quince minutos después se encontraba frente a la puerta de su casa

-Ya llegué –Grito al entrar- La bendición mamá.

-Dios te bendiga, mijo –Se oyó desde la cocina- ¿Ya hiciste los deberes?

-Sí, los hice en la casa de Saúl. Me voy a mi cuarto para jugar con la compu un rato.

-Báñate primero, ya te llamo cuando este la comida.

-Bueno -Estaba por subir las escaleras cuando sintió que lo estaban ahorcando, era Andrés, su hermano mayor, el principal motivo por el cual había tenido que aprender a defenderse.

-Hola, cara de niña- Le dijo mientras comenzaba a darle de coscorrones.

-Vos carehuevo- Logró darle un codazo en el estomago, le dio un pisotón en el pie, logró zafarse y salió corriendo escaleras arriba, algo mas dijo Andrés, pero no le dio importancia.

Andrés le había dicho "cara de niña" ¿eso era cierto?, miro su imagen en el espejo que estaba al final del pasillo, era la imagen de un chico delgado y de facciones finas, pero ¿"cara de niña"?, No… ¿O si?

Siguió por el pasillo y pasó frente al cuarto de su hermana Verónica, que estaba chateando en su notebook, llevaba puestos los audífonos a alto volumen, a pesar de la distancia se podía oír el último éxito de Don Román, ella notó que su molesto hermano menor la estaba mirando con una cara rara.

-¿Qué es lo que quieres, Alex?

domingo, 8 de abril de 2012

Alex y Saúl (3)


Según Alex era una salida de amigos como cualquier otra que habían tenido y no una cita como decía Saúl, el hecho de que esta vez solo fueran los dos y no los seis que normalmente formaban el grupo no cambiaba las cosas.

Para Saúl era una cita no importaba cuanto lo tratara de negar Alex, que el lo llamara como quisiera, lo importante era que estaban solo los dos. El plan era ir al centro comercial, ver una película, luego al patio de comidas y terminar en los videojuegos, era básicamente lo que habían hecho otras veces pero ahora solo iban los dos, convencer a Alex de ir fue algo complicado, pero ya estaban en camino.

El viaje en el bus fue bien, este estaba casi vacío y ellos se sentaron hasta atrás, iban charlando, riendo, al disimulo se tomaban de las manos y Saúl logro robarle algunos besitos.

Pero las cosas cambiaron en el tramo que existía entre la parada de buses y la entrada del Mall, inconscientemente Alex se aferro a la mano de Saúl y apoyo la cabeza en su hombro, de la nada se oyó un chiflido.

-¡Esa parejita!- Risas, era un tipo de unos dieciséis años que no supieron de donde salió. –Par de mariquitas, vengan a chupármela-Mas risas.

-¡¿Que te pasa?! Pues hijo de la &%$# -Alex, salió al paso, no aguantaba burlas de nadie, mucho menos de este tipo.

Un ojo morado, un labio cortado y una camiseta hecha jirones después, Saúl decidió que debía detener a Alex antes de que matara al tipo que ya no sabía donde estaba parado, no podía intervenir antes o también le hubiera tocado recibir la ira del pequeño tigre.

La técnica de Alex era infalible: patada en las canillas, golpe en el costado y terminaba con un cabezazo en todo el rostro del oponente. Tal vez era por que nadie esperaba que alguien con su apariencia tuviera tal fuerza.

Tomó por la cintura a Alex y se lo llevo gritando y pataleando, mientras el otro permanecía hincado y con la mirada perdida, se dirigió a una banca que metálica que se hallaba cerca de la entrada principal del Mall, logró hacer que sentara muy a regañadientes.

-Déjame  ver tus manos- Esas manos pequeñas tenía los nudillos enrojecidos por dar tantos golpes, intentó besarlas pero Alex las retiro rápidamente.

-¿Quieres que nos vean?- Estaban bastante cerca de la entrada y la gente entraba y salía –No quiero que aparezca otro imbécil que quiera insultarme.

-Esta bien, ya no seré tan cariñoso, pero sigamos que la película empieza en media hora, Saúl intentaba olvidar el asunto y seguir con la cita, creía que cuando se le pasara el enojo sería un bonito paseo, pero Alex ya no tenía ningún deseo de continuar.

-Anda tu si quieres yo me voy a mi casa- dijo Alex mientras miraba sus nudillos.

-No puedes dejar que ese tipo nos eche a perder nuestra cita…salida, no le des el gusto.

-No se trata solo de eso, si decidimos seguir inconscientemente nos vamos a coger de las manos o se nos va ir una risita y va a aparecer alguno que sea peor que ese tarado y a lo mejor no le pueda noquear- Se quedaron en silencio un minuto- Saúl, creo que solo deberíamos salir si encontramos un sitio donde no nos molesten.

-No creo que exista un lugar así.

.Entonces debemos seguir viéndonos en tu casa.

-Pero es que yo quiero salir contigo.

-Bueno, si encuentras la manera de que no nos molesten.

viernes, 6 de abril de 2012

Alex y Saúl (2)




Resultó que sentir la lengua de Saúl dentro de su boca no era desagradable como pensaba, de hecho era algo estimulante, los besos resultaban mucho mas intensos, incluso duraban mas que cuando solo eran con los labios.

En el primero intento, Alex apenas abrió los labios, lo que provocó la burla de Saúl, en el segundo intento fue mucho más decidido para demostrarle que si sabía besar, pero fue un poco impulsivo haciendo que sus dientes chocaran, Saúl no dijo nada para evitar hacer sentir mal a Alex, para el tercer intento puso sus manos en el rostro de Alex y utilizó el dedo pulgar para forzarlo a abrir la boca

–Saca un poco la lengua- Alex simplemente lo hizo, sin quejarse, eso era raro.

Saúl acercó su boca y finalmente estaba hecho, pudo sentir un poco tenso a Alex, pero con el cuarto, el quinto y el sexto beso se fue relajando y comenzó a corresponder.

Estaban abrasados besándose en la cama, parecía buen momento para preguntar de nuevo.

-Sabes, lo del vestido…-Alex se soltó de sus brazos y se sentó en el filo de la cama.

-Saúl ¿porqué insistes tanto con eso? NO me lo voy poner, si quieres estar con una chica, ve y busca una.

-No quiero una chica, te quiero a ti- Decía mientras se sentaba a su lado.

-¿Entonces?

-Es que quiero salir contigo.

-¿Ah?

-¿No recuerdas lo que me dijiste cuando paso lo del centro comercial?

-¿El centro comercia?- Alex intentaba hacer memoria, recordaba lo que paso, pero que había dicho para que Saúl le insistiera tanto en que usara un vestido.

miércoles, 4 de abril de 2012

Alex y Saúl




-Pero soy un hombre- Se quejó Alex, mientras se paraba lo más erguido que podía.

-Un hombre que tiene un novio- Respondió Saúl mientras miraba hacia abajo al pequeño y delgado Alex.

-¡No somos novios!- Replicó Alex mientras desviaba la mirada.

La diferencia de edad entre los dos era de apenas cuatro meses, pero Saúl se había desarrollado más rápido que Alex, llevándole casi treinta centímetros de diferencia en la altura, Alex aún tenía la voz de pito y a Saúl ya se le veía la sombra de la barba, lo que mas le molestaba a Alex era que el era el mayor y cumpliría quince el mes que viene.

Sin darle tiempo a reaccionar, Saúl lo tomó por los hombros y lo besó, intentó resistir pero no pudo, se dejó abrazar por la cintura y comenzó a pasar sus manos alrededor del cuello de Saúl. Se mantuvieron así durante unos dos minutos hasta que Saúl intento meter su lengua en la boca de Alex, eso no le gustaba.

-No, no somos novios- dijo mientras se separaba súbitamente de Saúl.

-Entonces ¿cómo le llamas a lo que hemos estado teniendo?

-Solo nos estábamos besando, no hicimos nada más- decía mientras se acercaba a la ventana del cuarto de Saúl que daba a la calle, se solían encontrar ahí por que Saúl era hijo único y sus padres trabajaban y no llegaban hasta la noche.

A Saúl le molestaba esta actitud, era obvio que algo estaba pasando y cada vez con mas fuerza. Se acercó y se apego a Alex colocando sus brazos alrededor de su pecho e iba a intentar morderle la oreja derecha, pero Alex se sacudió y se volvió a separar

-¿Qué haces? Nos van a ver

Ahora Alex se había sentado en el escritorio y fingía ver los libros que estaban ahí. Parecía que Saúl se había rendido, estaba recostado en su cama y miraba el techo sin decir palabra, en realidad estaba recordando el día en el que dos amigos de la infancia se habían dado un besito durante uno de sus muchos encuentros en los que imitaban los movimientos de lucha libre, fue apenas un piquito y ninguno de los dos sabía de donde salió, era algo que simplemente se dio, Alex se fue directo a su casa y no hablaron durante tres días, cuando finalmente se encontraron de nuevo intentaron actuar como si nada hubiera pasado, a las pocas horas estaban en la habitación de Saúl besándose nuevamente ¿Cuánto había durado esta situación?¿cuatro meses?

Saúl nuevamente al ataque, aprovecho que Alex estaba realmente absorto en un cómic que encontró, lo alzó de la silla y lo lanzó en la cama y antes de que pudiera quejarse o decir algo ya lo estaba besando, a Alex realmente le gustaba cuando Saúl le besa pero no se lo iba a decir, aunque tampoco hacía falta.

-¿Quieres ser mi pareja?- ¿Qué acaba de decir? ¿Cómo que su pareja? ¿En que esta pensando?

-¿Qué dices, Alex?

-Bue... yo... Sí- Ahora era Alex quien besaba a Saúl –Pero no voy a ponerme un vestido-

-Pero te verías tan lindo, tienes una cara preciosa como de niña.

-Idiota.

-¿Por lo menos me dejas darte un beso con lengua?

-No… bueno, tal vez.